Comentarios Recientes

En un Viaje: Un viaje para quedar en pelotas: Los amantes de aventuras se desnudaron en Chuspa

Nacer es uno de los pocos momentos que tenemos en nuestras vidas en el que ignoramos por completo el hecho de estar “como Dios nos trajo al mundo”. Luego de este fugaz instante, y sin nuestro consentimiento, nos cubren con sábanas, trapos y hasta normas para proteger nuestros cuerpos. Pese a esto, al cabo de unos años y mientras revisamos el álbum fotográfico de nuestras madres, nos damos cuenta que existe una documentación de recuerdos en los que aparecemos desnudos y a nuestro alrededor familiares observando entre risas la peculiar situación, hecho que, paralelamente, se da junto a un proceso de crecimiento en el que nos inculcan un principio de vida que consiste en vestirnos y solo estar “en pelotas” cuando nos duchamos o estamos en pareja.

Despojarse de la ropa, sin duda, representa un reto mental nada fácil de vencer y menos cuando tenemos prejuicios, es decir, cuando nos avergonzamos por algún defecto o mal formación presente en nuestro cuerpo, además de la siempre espeluznante pena producto del “¿que dirán?”.

Naturistas - En un viaje
El nudismo es una práctica que poco a poco va ganando más adeptos en Venezuela – En un viaje

Gracias a esos paradigmas la desnudez comienza a verse como un tabú, relacionada única y exclusivamente a una cuerda de insanos pecadores sin perdón del creador, en el que olvidamos que se trata de un acto de liberación tan común como comer, hablar por teléfono o hacer deportes.

Este preámbulo sirve como puente para introducirlos en una de las experiencias más “atrevidas” y reconfortantes que tuvimos en el 2014: ser integrantes de un club nudista en Venezuela.

SIN FALDAS NI CAMISAS NI ROPA INTERIOR

Sabemos, desde ya, que algunos podrían estar atónitos preguntándose “¿qué, desnudarse en público?” o pensando “eso no lo hago ni en mi casa” y otros, por el contrario, probablemente emocionados por la aventura que a continuación les contaremos, porque sabemos que al igual que nosotros también se arriesgarían vivir esta experiencia.

Como muchas de nuestras aventuras, todo comenzó con la curiosidad de saber si la práctica del nudismo se llevaba a cabo en Venezuela y en qué consistía. Al hacernos las preguntas correspondientes acudimos a “San Google” con la intención de buscar lugares o grupos que comulgaran con esta actividad.

nudismo-venezuela-en-un-viaje
Nudistas en Monomanso – En un viaje

 

Luego de encontrar información relevante, para nuestra sorpresa, dimos con una organización denominada Nudistas Venezolanos, esto captó nuestra atención y comenzamos a indagar al respecto, en donde no podemos negar que poco a poco, al recabar datos del singular grupo, se incrementaban las ganas de estar al natural con el ambiente y con todo lo que nos rodea.

Según lo encontrado, para ser parte de esta comunidad debes cumplir con una serie de requisitos y, en algunos casos, ser entrevistado por uno de sus coordinadores del grupo; esto con la intención de conocer a los nuevos participantes y velar por la integridad de esta organización.

Al ingresar a su página web y escudriñar lo suficiente, nos registramos y completamos un formulario especificando algunos datos personales y aceptando las normas que deben cumplirse para ser parte de esta comunidad. Al instante recibimos un correo en el que se nos informó que nuestra solicitud de registro fue recibida y posteriormente pautamos una cita con uno de los fundadores de Nudistas Venezolanos para conocer nuestros perfiles, las razones de estar en el club y los aportes positivos que pudiéramos tener dentro de él.

Luego de cumplir con esta serie de requisitos fuimos aceptados, lo que implicaba, de ahora en adelante, atreverse a vivir la experiencia de estar sin faldas ni camisas ni ropa interior frente a otros.

AGUA, SOL, ARENA Y… ¿DESNUDOS?

La principal forma de comunicación que utiliza Nudistas Venezolanos para contactar a sus miembros es por correo electrónico. A través de este medio los coordinadores del grupo envían un boletín informativo sobre los paseos que realizan, por lo general una vez al mes. El mismo contiene datos relevantes como el pronóstico del tiempo, la vialidad, condiciones marítimas, actividades especiales, entre otros detalles que son de utilidad para quienes se animan a quedarse “en pelotas”.

Monomanso- En un viaje
Playa Monomanso – En un viaje

Para nuestra primera experiencia y luego de recibir el respectivo correo, la playa seleccionada fue Monomanso. Luego de esto, no les vamos a mentir, estábamos emocionados por realizar la aventura pero los nervios eran mucho mayores.

Tomando en cuenta que los viajes se planifican para que los nudistas se desconecten del dinamismo de la ciudad durante un fin de semana, nos tocó pensar en las cosas que llevaríamos, entre ellas: nuestra infaltable mochila, carpa, colchón inflable, agua, enlatados, pan de sándwich, galletas de soda, una que otra golosina, repelente contra insectos, protector solar y, muy importante, poca ropa.

Como mochileros al fin, nos tocó tomar una guagua bien tempranito desde La Guaira, específicamente frente al Puerto, hasta el pueblo de Chuspa, en el estado Vargas. El viaje dura aproximadamente 2 horas y si no están acostumbrados a vías montañosas con curvas pronunciadas recomendamos que se armen de paciencia para que puedan llegar al preciado lugar en su sano juicio.

A medida que pasábamos los pueblos de las costa varguense (Osma, Oritapo,Todasana, Urama, La Sabana, Caruao) la tensión aumentaba y la necesidad de aferrarnos a nuestra ropa interior se hacía mas fuerte. Nos mirábamos intentando comprender que estábamos a pocos minutos de mostrarnos, literalmente, tal y como somos frente a otros. Finalmente, llegamos a Chuspa con 85 litros de peso en nuestras espaldas, con lo esencial para quedarnos un fin de semana en una playa que no conocíamos, con personas que nunca habíamos visto y recreando las mejores escenas de la Laguna Azul.

Siendo poco más de las 10 de la mañana el hambre comenzaba a pegar y decidimos comer, como es habitual, unas exquisitas empanadas de cazón en uno de los kioscos ubicados cerca del terminal de lanchas, en donde se reúne el grupo de nudistas para tomar una barca y enrumbarse a la paradisíaca playa.

Viaje a la playa nudista - En un viaje
Vista del pueblo de Chuspa – En un viaje

Encontramos un pequeño grupo de personas con sus macundales encima y acercándonos con bastante pena les preguntamos “¿ustedes son del club nudista?”, a lo que respondieron,tan natural como la actividad que realizan, “si”. La cara de “nuevos” era imposible de ocultar pero al ser recibidos con tanta aceptación sentimos que estábamos con personas a las que normalmente vemos en nuestro día a día.

Mientras esperábamos la lancha entramos en confianza conociendo a algunos de los 500 miembros que conforman el círculo, según nuestra primera impresión, una mezcla bastante heterogénea de perros, niños, familias, parejas, amigos, conocidos, profesionales, estudiantes y echadores de broma.

Ban-Ban y su combo, son los responsables de realizar el traslado de los nudistas en las distintas lanchas que poseen. Desde hace años trabajan con la organización y son personas en las que se puede confiar, además colaboran inmensamente en la conservación de los espacios que utiliza el grupo para sus actividades.

Lancha en la playa nudista - En un vijae
Los lancheros son de gran ayuda para llevar a cabo las actividades del grupo – En un vijae

Luego de montarnos en la lancha, aun vestidos, inició nuestra travesía con destino a Monomanso. Ambos nos veíamos la cara pensando si en algún momento uno de los dos arrugaba para tirarnos al agua y evitar la incomoda situación de desnudarnos.

Transcurrieron aproximadamente unos 20 minutos cuando ya comenzábamos a ver un grupo de personas en el incógnito lugar, a la distancia se nos hacía difícil distinguir si estos individuos tenían trajes de baño o alguna prenda que los cubriera pero a medida que nos fuimos acercando las figuras tomaban más nitidez, los nervios crecían, la gente en la lancha reía y quienes ya estaban en la playa  saludaban nuestra llegada, efectivamente, como Dios los trajo al mundo.

Algunos estaban terminando de montar sus carpas mientras que otros se acercaban a la orilla para ayudar a los recién llegados con sus bolsos, cavas y demás. Después de ser unos “nudista de closet”, estábamos en ese momento abriéndonos a la posibilidad de estar al natural con otras personas, en nuestras cabezas un remolino de preguntas e impresiones que decantaban en la siguiente pregunta “¿estamos preparados?”.

Ver tanta desnudez fue realmente un impacto para el que no estábamos listos pero la verdad, al ser recibidos con tanta alegría, las barreras fijadas por el pudor y la vergüenza rápidamente se van dilucidando. Finalmente, la lancha se orilla en la playa de agua cristalina y blanca arena, los que llegan son recibidos por los otros miembros del club quienes con un gran sonrisa, entre abrazos y apretones de mano, dan la bienvenida a los nuevos.

Hasta el más valiente se echa para atrás en situaciones como estas pero al encontrarnos en medio de la nada y luego de haber realizado el largo viaje, la única opción que quedaba para estos aventureros era dejarse llevar por el ambiente, la naturaleza y por las ganas de hacer algo diferente.

Playa nudista en Venezuela - En un viaje
Atardecer en Monomanso, paraíso para desconectarse del ajetreo de la ciudad – En un viaje

Luego del vaivén de sensaciones, los coordinadores del paseo nos dieron algunas indicaciones para colocar nuestra carpa (preferiblemente un lugar con sombra) y descansar un poco. En un rápido recorrido pudimos observar una fogata en donde todas las noches los nudistas se reúnen para hablar, echar cuentos, cantar, bailar y reír. Igualmente, pudimos notar la presencia de niños jugando en la arena como si se encontraran en un paraíso de total calma y tranquilidad.

Regresamos al sitio en donde tenderíamos nuestra carpa y tan parecido a un rompecabezas de 5.000 piezas edificamos una mansión con lo necesario para sobrevivir un fin de semana.

En medio del intenso calor nos vimos la cara y sentimos que algo nos pesaba, nuestra ropa no combinaba con el ambiente, definitivamente estaba de más. A donde echáramos la mirada observábamos gente sin ropa y nosotros no podíamos ser la excepción.

De un momento a otro, sin repetir la conducta de los rodeaban solo por encajar, algo en nuestro interior decía que nos quitáramos todo, que dejáramos atrás nuestros temores y simplemente cambiáramos nuestra forma de ver la vida durante un par de días. En tan solo unos segundos y sin pensarlo más de dos veces ¡ZAS!, fuera prendas.

Ni nosotros lo podíamos creer, este par de aventureros desnudos en Chuspa con una inmensa sensación de libertad, sin ataduras y sin pensar en la opinión  de los demás. Viviendo, gracias a este grupo de personas, un estilo de vida que apuesta a lo humano y se desprende de lo material.

Después se superar el increíble reto mental que esto representaba todo vino con naturalidad. Nos bañamos en la playa, nos tiramos en la arena y disfrutamos de la increíble paz que transmite el lugar.

Y para los que quieran darse un verdadero gusto junto a la sensación de libertad, recomendamos que encarguen a Ban-Ban su almuerzo, que según la disponibilidad de platos y en un par de horas podrán disfrutar de un sabroso hervido o de un suculento pescado frito.

Gabriela-en-la-playa-(editada)
Sentirse libre es aceptarse – En un viaje

Como toda asociación o grupo, este club tiene una serie de normas que se deben seguir para el sano desarrollo de sus actividades y, en sí, para estar en armonía con el estilo de vida que proponen. Primeramente, los nuevos participantes deben comprometerse a cumplir las normas del grupo y, en segundo lugar, los caballeros deben asistir a su primera actividad acompañados de una dama. En caso de que ésta no sea su pareja, la fémina puede ser una amiga o familiar.

De la misma manera, Nudistas Venezolanos cuenta con principios que deben cumplirse para disfrutar a plenitud esta forma de vivir: respeto a los demás, respeto al ambiente, no se permiten fotos sin autorización expresa y no se permiten actividades de índole sexual.

Al tratarse de una organización seria y que rompe el concepto de estar “encuerados” por la vida, decidimos tomar el relato de uno de los coordinadores del grupo y mostrarles lo bien establecida que está esta comunidad en Venezuela desde hace varios años.

¿Cómo se definen?

Nudistas Venezolanos es una organización fundada en el año 2003, con el propósito de fomentar la práctica del nudismo familiar en Venezuela.

Basándonos en el respeto y las buenas costumbres, mensualmente realizamos paseos a hermosas playas, donde esta actividad es aceptada. Participan principalmente familias, parejas, personas solteras, jóvenes y niños, en su mayoría profesionales y estudiantes.

¿De dónde nació la necesidad de formar el club?

Desde hace muchos años, en Venezuela, se practica el nudismo en ciertas playas poco concurridas. Normalmente en pareja o pequeños grupos, escondiéndose de cualquier posible visitante o posibles delincuentes.

Nosotros decidimos que, para disfrutar de esta práctica con tranquilidad, como se hace en otros países, era necesario organizarnos.

Al reunirnos en grupos grandes, no necesitamos escondernos del público ni temer a los delincuentes. Así mismo, hemos logrado el reconocimiento del nudismo como una forma de turismo válida, por parte de pobladores, prestadores de servicios y autoridades de las comunidades que visitamos.

¿Y quiénes fueron los primeros en desnudarse?

Los fundadores son Andrés, Antonio, David, Jossept y Vicente. Las decisiones normalmente se toman por consenso pero tratando de individualizar los aportes de cada uno, por ejemplo: Andrés ha aportado sus conocimientos legales y el manejo de la tesorería. Antonio su conocimiento sobre el funcionamiento de las organizaciones nudistas en el extranjero. David ha actuado como Webmaster y Community Manager de la organización. Jossept como organizador de eventos recreativos y apoyo logístico. Vicente se ha encargado de la organización de los paseos.

En los últimos años, también se han incorporado a la coordinación Alejandro, quien se ha encargado de las relaciones públicas. Mientras que Any  y Jhonny  realizan la coordinación de campo en los paseos.

¿En qué se diferencian de otros club nudistas del mundo?

En nuestra ONG hay personas que han participado en actividades de organizaciones en el Caribe, Estados Unidos, España, Francia, Croacia y otros países. Cada organización tiene sus particularidades, la nuestra se caracteriza por ser una organización voluntaria, en la cual se destacan sus valores familiares y el compañerismo entre sus miembros, así como la libertad de acción (dentro del cumplimiento de las normas). Organizamos actividades deportivas y recreativas para ambos sexos y todas las edades. Usualmente acampamos y compartimos la comida, bebida, equipos, entre otros. Pero, la participación en las actividades no es obligatoria, hay quien prefiere pasar el día o el fin de semana descansando, tomando sol y conversando.

¿Por qué las playas de Vargas? ¿Qué tienen de especial?

Inicialmente visitábamos las playas de la Laguna de Tacarigua (Miranda) y Choroní (Aragua), hasta que en 2006 decidimos buscar destinos más cercanos a la capital. Uno de los coordinadores (David), ha visitado la zona de la costa desde su niñez. Así que, un fin de semana, se organizó un recorrido por los pueblos de la parroquia Caruao y preguntando por playas solitarias en las cuales pudiéramos practicar nudismo, nos hablaron de las playas Monomanso y Capino, que se encuentran entre Chuspa y Chirimena. Desde las primeras visitas, el grupo quedó enamorado de la belleza de estas playas y la atención prestada por sus pobladores. Por ese motivo, decidimos convertir a Monomanso en la primera playa nudista oficial de Venezuela.

En este sentido, hace un año, el Ministerio del Poder Popular para el Turismo (Mintur) realizó el lanzamiento de una aplicación para teléfonos inteligentes con iOS y Android, en la cual se menciona la práctica nudista en Monomanso. Ofreciendo, de esta forma, un reconocimiento oficial a dicha actividad.

Capino no la hemos vuelto a visitar, debido a que se nos quedó pequeña al crecer el grupo. A cambio, hemos incorporado otras playas a nuestro “menú” de destinos pero, como sabes, preferimos no mencionarlas; para evitar que se incremente el número de visitantes que pudieran dañar estos paraísos naturales.

¿Un mensaje para los que todavía no se quitan la ropa?

Después de liberarte de los tabúes que te obligan a mantenerte vestido, nunca más podrás utilizar un traje de baño.

Sin duda alguna esta es una aventura que repetiríamos una y mil veces, en cualquier lugar del mundo. Al describir esta experiencia nos quedaríamos cortos y, probablemente, no nos entenderían hasta que ustedes mismos la vivan. No se trata de desnudarse se trata de sentirnos libres en un mundo que constantemente dice que lo que vistes es lo que te define. Desde ese momento comenzamos a entender que pese a las diferencias y los marcados rasgos físicos, tenemos puntos de encuentro que nos hacen iguales al estar desnudos y en libertad.


Por: Gabriela Maza y Alfredo Sánchez.
Tomado de En un Viaje, Amantes de Aventuras.
Publicado el 3 de mayo de 2015.

1 comment to En un Viaje: Un viaje para quedar en pelotas: Los amantes de aventuras se desnudaron en Chuspa

  • En pocas palabras conmocionado con tu historia, la verdad es una experiencia totalmente natural porque así llegamos al mundo, pero luego de vivir toda unas décadas con el pudor y la vergüenza y en un solo día romperlas, supongo que crea una conexión, con la naturaleza, con lo iguales que somos como seres humanos sin nada material que nos identifique o califique… WOW . la verdad estoy emocionado un poco por vivir esta experiencia solo o con mi compañera, y luego ir una segunda vez y compartirla con mis hijos..!

    Me gusta: Thumb up 1 Thumb down 0

Deja un comentario